Qué es el bullyng o acoso escolar

Qué es el bullyng o acoso escolar

El bullying o acoso escolar es la conducta de persecución o acoso que tiene un estudiante hacia otro, puede ser físico o psicológico, y se suele realizar de manera constante y sostenida en el tiempo. El principal objetivo de este abuso es intimidar, herir y asustar. De esta manera el acosador obtiene una ventaja de su víctima, o incluso a veces no se va buscando obtener nada a cambio más que el sufrimiento y el dolor de la víctima. El bullying no diferencia entre clase social, edad o nacionalidad, ya que cualquiera puede ser víctima o verdugo. La notificación temprana y en el momento ideal es esencial, ya que de esta manera el problema se solucionará a tiempo y se evitarán consecuencias desafortunadas.

Bullying es una palabra que proviene del inglés: se compone de la palabra "bully" que significa "matón" o "gamberro" y la terminación "ing" que indica la acción o resultado de un acto. Según las estadísticas, la edad más común en la que se presenta el bullying es entre los 7 y los 14 años, sin embargo, no se exime de sufrir este tipo de violencia niños más pequeños o incluso más mayores, bien es verdad que es más inusual.

El acoso escolar está muy extendido en las instituciones educativas, consiste en realizar constantemente acciones violentas e intimidatorias sobre otro compañero con el objetivo de agredirlo, hacerle el vacío y de este mode como consecuencia la víctima se sentirá mal, insegura y será muy complejo que pueda tener un día a día normal en clase o incluso fuera de la misma.

Por lo general cómo hemos comentado en el párrafo anterior, las principales víctimas suelen ser los niños y jóvenes que por alguna razón son diferentes a sus pares; Generalmente son jóvenes de aspecto sumiso debido a su baja autoestima e inseguridades.

El bullying puede provenir de múltiples factores incluyendo los medios de comunicación, la familia, el entorno escolar, etc. Por ejemplo, en el ámbito familiar, cuando se exponen a la violencia familiar, los niños pueden adquirir este tipo de conductas y manifestarlas en otras personas, dada la percepción de violencia. es la alternativa más practicable para ellos.

Los medios de comunicación también influyen en el comportamiento agresivo de los niños a través de los diversos programas de violencia y acción.

En lo que al ámbito escolar se refiere, aquí los docentes juegan un papel fundamental en la detección y prevención del bullyng, ya que son los encargados de disciplinar a los niños en las diferentes unidades estudiantiles. Debido a que en ellos se desarrolla con mayor fuerza el bullying.

Clases de intimidación acoso psicológico

Es aquella en la que atacan la autoestima de la persona y tratan de crear en ella una sensación de miedo, de terror, que a la persona le de miedo salir o hacer sus actividades cotidianas. En este caso, el acosador mantiene la persecución, el chantaje, la manipulación y las amenazas en contra de su víctima, estas acciones alimentan sentimientos de miedo, provocando que baje su autoestima. Este tipo de abuso es difícil de detectar para un padre o maestro porque este tipo de exclusión ocurre a espaldas de cualquiera que sepa lo que está sucediendo. Las señales del acosador pueden ser una mirada, una cara torpe, una señal obscena, un gesto.

La víctima se vuelve cada vez más vulnerable e indefensa, dándose cuenta de que esta amenaza está a punto de materializarse en una más intensa en cualquier momento.

Acoso verbal: Está marcado por todo tipo de insultos, apodos, motes, burlas, desprecios, ataque a los defectos físicos, y otros de manera pública. Este tipo de acoso provoca un gran daño psicológico a la víctima, ya que afecta su comportamiento y provoca que se aísle del entorno en el que se desenvuelve, por miedo a la humillación, evitando así cualquier contacto con sus compañeros. Acoso sexual: Se trata de todo este abuso o intimidación donde la sexualidad de la víctima es el objetivo central. Este tipo de maltrato también se da cuando se toca a una persona en sus partes íntimas, aprovechando que está distraída. Cuando una persona es presionada y obligada a hacer algo que no quiere hacer, como ver pornografía. El comportamiento homofóbico puede ser parte de este tipo de acoso cuando el abuso se basa en la sexualidad de la víctima por razones homosexuales reales o imaginarias.

Acoso físico: Es el más común y consiste en agredir físicamente a la persona a través de patadas, puñetazos, pinchazos, encierro, golpes con objetos y palizas entre uno o varios abusadores contra una misma víctima. encierro o exclusión social.

Es quien busca separar o desterrar al individuo del resto de los compañeros o grupo, es decir, convertirlo en la "ley del hielo" de forma permanente. De esta manera, el acosador ignora por completo a su víctima y lo que es peor, se pone de acuerdo con otros compañeros para ignorarlo y excluirlo de los grupos, no le permite participar en ninguna actividad, si sugiere algo, nadie lo sigue y no lo involucran en juegos como si esa persona no existiera.

Esta situación a veces se presenta en las escuelas cuando un niño es nuevo y no le dan la oportunidad de integrarse, simplemente lo rechazan y lo ignoran.

Amenaza: Agrupa las conductas de bullying, los acosadores utilizan la amenaza a la integridad física del niño o joven y la de su familia para intimidar y así evitar denunciar. acoso Es el comportamiento de una persona o grupo dirigido a enojar y molestar a otros. El acoso o bullying en la escuela es un problema grave que afecta a muchos jóvenes y niños ya que les hace sentir mal y el estrés que les genera puede causarles un gran daño y enfermarlos.

Debido a esto, los niños no quieren ir a la escuela ni salir a jugar. No solo les resulta difícil concentrarse en el trabajo escolar, sino que también les preocupa cómo actuar cuando se encuentran con su acosador.

Agresión física o verbal Bullying: El agresor utiliza la palabra como medio de abuso a través de insultos, apodos, historias inventadas, frases exclusivas o bromas sobre la apariencia, condición sexual o discapacidad de su víctima. La agresión física puede tomar dos formas, directa e indirecta. Indirectos: Son una serie de acciones manuales que no causan daño físico a la víctima, pero sí causan un daño psicológico por el cual la víctima puede necesitar de ayuda psicológica para superarlo. Un ejemplo de esto es cuando el acosador roba la propiedad de otra persona o deja notas de intimidación anónimas.

Directo: Es más fácil de detectar y notar debido a las manchas en el cuerpo que suelen causar. La agresión incluye, pero no se limita a, golpear, patear, empujar, hacer tropezar. Como medida de precaución, los padres que puedan sentir que sus hijos sufren este tipo de acoso, además de informar al centro, autoridades competentes, etc., intentarán tener vigilados a sus hijos con aplicaciones de seguimiento legal en todo momento para poder para saber, donde siempre están ahí y pueden intervenir rápidamente cuando llega el momento.

Acoso cibernético: El acoso cibernético es el uso de medios como Internet, videojuegos y teléfonos celulares para participar en el acoso psicológico entre compañeros. Este tipo de acoso escolar se caracteriza por atormentar, acosar, amenazar, humillar y acosar a un menor, independientemente de su género, a través de las tecnologías telemáticas mencionadas anteriormente. El ciberacoso se diferencia del maltrato escolar en que tiene distintas causas y manifestaciones, así como sus enfoques y consecuencias. Las formas más comunes de este acoso son: Publicar en Internet imágenes reales o fotomontajes, así como datos privados, cosas que puedan burlar o herir a la víctima y hacerlo público en su entorno o relaciones. Crear perfiles o espacios falsos en nombre de la víctima, foros o redes sociales donde al escribir escriben en primera persona y confiesan determinados hechos. Hackear la contraseña del correo electrónico además de cambiarla para que el propietario legítimo no pueda usarla, violando así su privacidad al leer todos los mensajes que se encuentran en el buzón.

Difusión de rumores a través de la red, en los que se acusa a la víctima de una conducta reprobable, desleal y ofensiva con el fin de que otros, sin cuestionar lo leído, ejerzan represalias y acoso. El acosador o el acosador El maltrato o bullying escolar se ha convertido en un auténtico drama para niños y jóvenes. El acosador, también conocido como matón, acosa a la víctima en lugares públicos que son difíciles de detectar para los padres o maestros, como B. pasillos, terrazas o comedores escolares.

¿Cuál es el perfil de los acosadores?

El perfil de un acosador o acosador es el siguiente: Personalidad agresiva e irritable. falta de empatía. Bajo control. Impulsivo. Tendencia al comportamiento violento y amenazante. Se comporta en clase con bromas fuera de lugar y actitudes provocativas frente a sus compañeros y profesores. Tu familia puede ser disfuncional y tener antecedentes de violencia de género. fisicamente fuerte. Es importante señalar que el acosador no siempre es un niño o adolescente, también hay adultos que se han dado a la tarea de acosar y acosar a otros.

En este sentido, también existe el bullying entre adultos, se llama mobbing y ocurre mayoritariamente en el ámbito laboral, mucho más a menudo de lo que muchos piensan y desean.

Estas situaciones de acoso pueden variar ampliamente, pero las consecuencias siempre son devastadoras.

Campañas anti-bullying: La importancia de actuar en la prevención del bullyng.

En un intento por reducir las tasas de acoso escolar en la capital mexicana, el gobierno presentó una campaña llamada 'Estás mirando y no ves' para revisar comportamientos que pueden parecer mundanos y normales. Esta campaña se aplicó durante un mes en el Metro y Metrobús, así como en escuelas primarias, secundarias y preparatorias. Los resultados oficiales de esta campaña fueron que cuatro de cada diez estudiantes son víctimas de acoso escolar, tres de cada diez se identifican como víctimas y seis de cada diez admiten haber presenciado algún tipo de acoso escolar. Además, instalaron una red interinstitucional para la convivencia en las instituciones educativas, donde ya funciona el Sistema de Información

Localizada, este programa permite registrar los incidentes de violencia en las escuelas para su atención y seguimiento. Stop Bullying es un sitio web del gobierno federal operado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

Su misión es divulgar información de varias agencias gubernamentales sobre el acoso y el ciberacoso, quién está en riesgo de sufrirlo y cómo las personas pueden prevenir y responder al acoso. Importancia de las campañas anti-bullying La importancia de las campañas anti-bullying radica en crear conciencia en toda la comunidad escolar para reducir la violencia dentro y alrededor de las instalaciones escolares. Docentes, alumnos y familiares deben involucrarse en este tipo de campañas. Debe quedar claro a todos los miembros de la comunidad educativa que no se debe tolerar ninguna forma de acoso o violencia, que deben identificar y actuar ante los casos de acoso a niños o niñas, de lo contrario se convertirán en cómplices de esta acción. El perpetrador debe ser denunciado.

¿Qué hacer si mi hijo sufre bullyng?

Lo primero que has de hacer si sospechas que tu hijo está siendo víctima de acoso escolar es hablar con el niño y que te cuente qué le está ocurriendo. Inmediatamante tendrás que poner en conocimiento de su tutor y si hiciera falta del Director para comentarle la situación. Y de esta manera que identifiquen a los responsables, para actuar con las medidas disciplinarias que estimen oportunas.

El colegio no hace nada, mi hijo sufre bullyng.

Desgraciadamente, podemos encontrarnos en el supuesto de que el colegio no tome cartas en el asunto o no le de la importancia requerida. En este caso, mueve todos los hilos para mandar una inspección al colegio. Seguramente, cuando sean conocedores de que les llegará una inspección, hagan más hincapié en solucionar el problema. Ningún colegio quiere recibir una inspección por un caso de acoso escolar.

Y si nada funciona, nuestra recomendación es que lo pongas en manos de las autoridades y ellos ya te guiarán con los pasos a seguir, si quieres establecer algún tipo de denuncia.

Lo más importante, es la prevención y la educación a nuestros hijos para que por un lado no criemos monstruitos acosadores, y si nos toca el lado contrario, el de que nuestro hijo pueda ser víctima, que tenga todas las herramientas posibles para no ocultarlo y contarlo inmediatamante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir